La nueva Burrough’s Reserve de Beefeater, es una ginebra de alta gama que tras su destilación pasa tres meses en barrica de roble antes de salir a la venta, como hacen otras ginebras premium Reserve como las de Seagram’s y Citadelle, si bien tiene la particularidad que la de Beefeater lo hace en barricas que han contenido un licor francés llamado Lillet, elaborado en Burdeos.
 


Esta ginebra está concebida para tomar sola, no para hacer cócteles o combinados aunque el maestro destilador está seguro de que pronto algún bartender diseñará un cóctel pensado para combinar con ella. En un precioso embotellado que deja ver el color dorado de esta ginebra reserva, se presenta un destilado de 43º de vol de alcohol, que tendrá una tirada de 9.000 botellas numeradas a un precio de 70 euros la botella. El nombre Burrough’s es un homenaje al fundador de la marca Beefeater, James Burrough’s.

 



La Burrough’s Reserve no será una bebida de gran consumo, primero porque en España, el principal país donde se consume la Beefeater —un 40% de su producción total— no tenemos costumbre de consumir ginebra sola, sin hielo ni refresco que la diluya.

Segundo porque esta ginebra destilada en alambique de cobre y madurada en las barricas de roble francés procedentes de licor de Jean de Lillet es bastante fuerte para la mayoría de los que la prueban.


Para su disfrute, Desmond Payne, creador de Beefeater, recomienda tomarla sola y muy fría, recién sacada del congelador. En un vaso diseñado para su degustación que podéis ver en la primera foto de este artículo, se perciben inicialmente los sabores cítricos aportados por la barrica de Lillet y posteriormente, la presencia del enebro, que es muy intensa. Los paladares y narices más finos notarán también notas de especias, botánicos, almendras y corteza de cassia.