0,96 €
En stock
Cerveza rubia de la República Checa, 4,4%. 33 cl. Pack de 24
País de Origen
República Checa
Marca
Pilsner Urquell
Volumen
33 cl
Tipo
Czech Pilsner (Světlý)
 Regresar a: Cerveza

Pilsner Urquell en Bodecall

 

Pilsner Urquell

 
Pilsner Urquell es la primera cerveza rubia pilsener de la historia, con aspecto dorado y transparente. Se creó en 1842 en la República Checa, en la región de Bohemia, en la ciudad de Plzen. Hasta esta fecha, todas las cervezas eran oscuras y de aspecto turbio. Esta rubia fue obra del maestro cervecero Josef Groll, de Baviera, que fue contratado para crear una cerveza nueva para la fábrica de la ciudad. La elaboró con ingredientes de la zona y métodos de elaboración hasta entonces desconocidos. Su nombre fue Pilsner, como homenaje al lugar en el que se creó.

 

 

 

Elaboración

 
Para la elaboración de Pilsner Urquell se mantiene el mismo método de elaboración utilizado en su fecha de origen. Entre sus ingredientes podemos encontrarnos con la malta pálida, lúpulo de la variedad Saaz, agua y levadura de las cepas de la empresa. En cuanto al proceso de elaboración, comienza con una triple cocción de la pasta de malta y agua, calentada a fuego, lo que le otorga su color dorado tan característico y su exquisito aroma a grano tostado. La fermentación se realiza a una temperatura de 9º durante aproximadamente 11 días, de forma que la levadura se deposita en el fondo de las cubas y se logra así una cerveza de aspecto más transparente. La maduración se lleva a cabo en los almacenes subterráneos de la fábrica, en tanques de acero con temperatura controlada.

 

 

 

Notas de Cata

 
A la vista es cristalina y brillante, coronada con densa espuma que deja marca en el cristal de la copa. Al olfato destaca su aroma a pan, lúpulo, especias y toques de madreselva. Al paladar es dulce y refrescante, con toques a malta y caramelo. Final amargo a lúpulo. Graduación: 4,4%.

 

 

Pilsner Urquell en Bodecall

Comentario

Martes, 03 Octubre 2017

Toda la Tradición Checa en una cerveza. Para beber jarras. Buenísima.

Fernando Calderón