Cerveza Waterloo, la valentía en el campo de batalla

La gama de cervezas belgas Waterloo se elabora usando solo los mejores ingredientes naturales cuidadosamente seleccionados y todos, excepto el lúpulo, son de origen local. El agua es un elemento de gran importancia a la hora de elaborar cerveza. Es por esto, que en la producción de Waterloo solo se usa agua de Brabante, rica en cal y baja en hierro. Además, la cervecería se sitúa en una zona agrícola, con multitud de granjas, cultivos y un suelo muy fértil.    

Waterloo Brewery es una cervecería belga situada en el antiguo campo de batalla de Waterloo, en la granja de Mont-Saint Jean. Se tiene constancia de que esta granja fue una donación que realizó en el 1219 la familia Wasseige a la Orden de San Juan de Jerusalén, más tarde conocida como la orden de Malta.

Cerveza Waterloo

La granja fue declarada propiedad nacional después de la Revolución Francesa y en el 1846 se vendió a la familia Claus de Flandes.  Este edificio jugó un papel fundamental durante la batalla de Waterloo, ya que el Duque de Wellington estableció en él un hospital de campaña durante la invasión de Napoleón en el  15 de junio de 1815. Más de 6000 soldados heridos fueron tratados en este hospital improvisado. Las cuatro batallas que tuvieron lugar del 15 al 18 de junio causaron más de 63000 muertes.

Para evitar enfermedades, se aconsejaba beber cerveza, ya que al estar fermentada era mucho más segura que el agua. Una de las cervezas más populares de esta época fue Waterloo, que debe su nombre al Príncipe de Waterloo, el título oficial del Duque de Wellington. Napoleón llamó a la batalla de Waterloo “Batalla de Mont-Saint Jean”. 

En el 2005, Adrien Desclée, un joven empresario apasionado de la cerveza y la historia, decidió resucitar la cerveza Waterloo, usando la antigua receta. Esta se hizo muy popular en poco tiempo. Adrien Desclée y Anthony Martin, el dueño del grupo John Martin, se conocieron en el 2013 y decidieron asociarse para devolver Waterloo a su antigua gloria. De esta forma, John Martin compró la granja de Mont-Saint Jean en el 2014 y estableció en ella la microcervecería donde se elabora en la actualidad.

Waterloo Triple Blond

Waterloo Triple Blond es una cerveza de fermentación alta con una segunda fermentación en botella. Su aroma es muy vivaz y presenta notas a levadura con delicadas notas a lúpulo y manzana verde. Al paladar es suave y posee un agradable final amargo a lúpulo.

Waterloo Double Dark es una cerveza de fermentación alta elaborada con malta tostada. Su color es ámbar y ofrece aromas complejos con fondo a tierra y madera. Su sabor a malta tostada refuerza las notas a café y caramelo.

Waterloo Récolte es una cerveza rubia clásica de temporada elaborada con malta de trigo y cebada. Su aspecto es turbio, ya que no está filtrada, y presenta un aroma fresco y floral y un sabor agradable y complejo con un fondo amargo.

Puedes encontrar la cerveza Waterloo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *