Alquiler de grifos de cerveza

Ofrecemos servicio de alquiler y montaje de grifos de cerveza. Disponible para zona de Málaga y provincia. 

Además, ofrecemos asesoramiento, tanto a brewpubs, como a cervecerías, pubs, hoteles, restaurantes y restauración en general sobre el equipo cervecero que puedan necesitar los establecimientos de este tipo. Contacta con nosotros, estaremos encantados de ver qué podemos hacer por tu establecimiento.

Llámanos al +34 637885556 y te informamos sobre precios y condiciones

Como nos apasiona la cultura cervecera, queremos compartir un poco de historia de los grifos y barriles de cerveza ¿Cómo surgieron? ¿Cuál ha sido su trayectoria a lo largo de los siglos?

¿Qué es la cerveza de barril?

La cerveza de barril es la que se sirve directamente de un barril, también conocido como “keg”, en lugar de una lata o una botella. En ocasiones se considera que posee una mayor calidad, ya que ni la luz del sol ni el oxígeno pueden penetrar en el barril.

La cerveza de barril o keg es exactamente igual a la embotellada. La única diferencia es la forma de almacenamiento. La cerveza del barril o de barrica se sirve a través de un grifo de cerveza. Normalmente habrá una pequeña diferencia entre la carbonatación de la cerveza de barrica y la de barril (keg).

Cerveza en keg y cerveza de barrica

Lo curioso de estas dos cervezas es que se elaboran exactamente de la misma manera, pero la cerveza de barrica sólo está parcialmente lista antes de entrar en el barril. Se produce una segunda fermentación al entrar en contacto con el barril, ya que se le añade un poco de azúcar para que reaccione con la levadura.

Un barril/keg es más bien una lata gigante de cerveza, y la cerveza se filtra y se esteriliza antes de entrar en el barril para que esté lista para beber. A este se le añade un grifo o tirador para servir la cerveza de forma cómoda y rápida.

Grifo de cerveza | Bodecall

Los orígenes de los barriles de cerveza

En sus inicios la cerveza era servida en cuencos o recipientes compartidos. A lo largo de la historia, hemos conocido a través de diferentes textos y documentos sobre la paulatina aparición de barriles o contenedores para transportar vino. La lógica nos indica que la cerveza también era almacenada de esta forma, ya que su conservación requería algún tipo de almacenamiento que la protegiese de la luz solar y la temperatura.

Durante la Edad Media, los monjes comenzaron a producir cerveza en sus correspondientes abadías para consumo propio. De esta forma, el almacenamiento en barriles se convirtió en una práctica generalizada que permitía el abastecimiento de todo el monasterio durante un periodo de tiempo. Más adelante, los monjes comenzaron a vender sus excedentes de cerveza, lo que supuso el comienzo de la comercialización de cerveza en barril.

Cerveza embotellada vs cerveza en barril

Durante muchos siglos, el barril fue la única forma que existía para transportar y almacenar la cerveza. Además, también servía para servirla en locales públicos. En el siglo XVI se comenzó a embotellar la cerveza. Sin embargo, debido al alto coste y a la mano de obra necesaria para el embotellado, solo los ricos solían tener cerveza en botella. Lo más habitual era consumir cerveza en barriles en una cervecería o taberna, o transportada a casa en cualquier recipiente disponible.

La llegada del siglo XIX y de la Revolución Industrial supuso el comienzo de la expansión de la cerveza embotellada. Los trabajadores de las fábricas ya no tenían tiempo para ir a las tabernas y las cervecerías empezaron a embotellar sus cervezas de forma masiva. Es así como comenzaron a coexistir los dos métodos de almacenamiento.

Sígueme en Feedly