Hoegaarden, la Witbier por excelencia

Hoegaarden es una cerveza única y muy especial con más de 200 años de historia. Su receta fue creada por los monjes de Hoegaarden en 1445, cuando Bélgica todavía formaba parte de los Países Bajos. Las primeras cervezas de trigo eran muy ácidas. Es por esto por lo que los monjes de Hoegaarden empezaron a experimentar con cáscara de naranja y cilantro procedente de Curaçao.  Esta nueva cerveza se hizo tremendamente popular, lo que provocó un gran aumento en la producción e hizo que en 1726 el pueblo de Hoegaarden albergase hasta 36 cervecerías. 

Hoegaarden Witbier en Bodecall

Este fervor se fue apagando poco a poco, y la última cervecería de Hoegaarden cerró en 1957. Pierre Celis, lechero de profesión, decidió en 1965 revivir la  tradición de la cerveza blanca de trigo y empezó a elaborar cerveza en su cobertizo. El gran éxito obtenido hizo que se mudase a unas instalaciones más grandes, a las que llamó “De Kluis” (El Claustro) en honor a los originales monjes cerveceros. Desgraciadamente, un fuego destruyó sus instalaciones en 1985, lo que provocó que varios cerveceros belgas ofreciesen su ayuda en la reconstrucción. Uno de estos cerveceros fue Interbew, hoy en día conocidos como Ab InBev, que hizo un préstamo que se usó para comprar edificios que se usaron en la reconstrucción.  Hoy en día, Brouwerij Hoegaarden pertenece al grupo cervecero Ab InBev, el grupo cervecero más grande del mundo.

Hoegaarden Witbier posee aspecto turbio y color dorado con espuma persistente. Se pueden apreciar aromas cítricos y afrutados con notas a piña. Su sabor es dulce y refrescante. Se puede tomar acompañando a ensaladas, pescado a la brasa, tofu, guacamole y mariscos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *