Hoegaarden y el renacer de las Witbier belgas

Hoegaarden, además de ser el nombre de una cerveza, es el nombre del pueblo de Flandes que ha presenciado el renacer de la cerveza blanca (o biére blanche / Witbier) belga. La característica más destacada de esta clásica cerveza artesana es que se elabora con trigo sin maltear como principal ingrediente. Además, se suele saborizar con especias, que tradicionalmente suelen ser cilantro y cáscara de naranja amarga. Son cervezas de verano, de aspecto turbio, muy refrescantes, aromáticas y complejas con un característico final ácido.

Historia

La historia de la cerveza blanca se remonta al siglo XIV cuando los monjes de los monasterios belgas elaboraban cerveza con granos fermentables y una mezcla propia de hierbas y especias conocida como gruit. Ya en el siglo XVI, la ciudad de Hoegaarden era ampliamente conocida por su excelente Witbier que era elaborada por los monjes con ingredientes procedentes de pequeñas granjas locales donde se cultivaba cebada, trigo y avena de gran calidad. Desafortunadamente, esta tradición fue perdiéndose gradualmente y desapareció alrededor del 1950.

Pierre Celis y Hoegaarden

En 1965 Pierre Celis decidió dedicarse a elaborar cerveza similar a la que bebía en su juventud y que tanto añoraba. Este lechero de profesión comenzó a producir cerveza blanca de nombre Hoegaarden con la ayuda de un cervecero veterano y fundó la fábrica de cerveza Cloister o De Kluis en flamenco, situada en Hoegaarden. Rápidamente, su cerveza adquirió gran popularidad, sobre todo entre la juventud. Debido al aumento de la demanda, Celis compró una antigua fábrica de refrescos en 1980 y la convirtió en una fábrica de cerveza.

Cerveza blanca Witbier Hoegaarden

La intervención de Interbew

Un incendio arrasó la fábrica en 1985. Esto propició que el gigante cervecero Interbrew (hoy en día AB InBev) prestase dinero a Pierre Celis para la reconstrucción. Con el tiempo, este préstamo se convirtió en el título de propiedad y surgieron desacuerdos entre las partes. Mientras Pierre Celis deseaba cambiar la receta de Hoegaarden constantemente hasta alcanzar la excelencia, Interbrew quería una cerveza invariable para poder comercializarla internacionalmente.

Finalmente, Celis dejó la compañía y se trasladó a Estados Unidos. En 2005 InBev decidió trasladar la producción a su planta de Jupille. Las fuertes protestas a nivel local y de los aficionados a la cerveza de todo el mundo hizo que InBev anunciase en 2007 que la producción no se movería, y además invirtió 60 millones en las cerveceras belgas. Mientras, la fama de Hoegaarden no ha dejado de crecer en Europa, convirtiéndose en la cerveza blanca por excelencia. Es tal su éxito que sus ventas superan los 120 millones de litros al año.

La gama Hoegaarden

Aunque Pierre Celis quería elaborar una sola cerveza de estilo Witbier, el deseo de Ab InBev era ampliar el catálogo de la marca. En la actualidad, además de la Hoegaarden clásica, en su catálogo de incluyen cervezas como Hoegaarden Fruit Defendu, basada en una antigua receta alemana, de estilo Dark Ale, de cuerpo intenso con notas dulces y a malta. Hoegaarden Rosé es una Fruit Beer elaborada con frutos rojos, de sabor afrutado, fresco y fácil de beber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *