La Trappe, auténtica cerveza trapense holandesa

La Trappe es una de las pocas cervezas del mundo que posee el certificado de Auténtico Producto Trapense otorgado por la Asociación Internacional Trapense, creada en el 1997 en Vleteren, Bélgica. Su objetivo es asegurar la calidad de los productos que se encuentran bajo esta denominación y asegurar que cumplen todos los requisitos. Entre estos se encuentran que las cervezas se deben producir dentro de los muros de una abadía trapense y su elaboración debe ser supervisada por los propios monjes de la abadía, pertenecientes a la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia.  Todo el proceso de fabricación y embotellamiento de la cerveza tiene que depender de la propia comunidad trapense y realizarse de manera interna. Además, los beneficios obtenidos por la venta de la cerveza se tienen que destinar al sustento de la comunidad monacal y el resto ser donado a la caridad.

La Trappe TrappistBélgica posee una extensa tradición cervecera ligada a numerosos monasterios y abadías y, aunque la mayoría de las cervezas trapenses son belgas, el monasterio al que pertenece La Trappe está situado en Holanda. Su historia comienza en 1881 con la fundación de la Abadía de Notre-Dame de Koningshoeven en la localidad brabantina de Berkel-Enschot. Es aquí donde un grupo de monjes franceses encontraron un lugar donde asentarse al que llamaron Koningshoeven (“las granjas del rey” en holandés). Su primera misa se celebró en un establo que servía de monasterio provisional. En 1884 los monjes comenzaron a elaborar cerveza para tener una fuente de ingresos con la que cubrir sus necesidades.

En 1891 se construyó una nueva fábrica de cerveza que serviría para aumentar la producción y así financiar la construcción de una abadía. Esta abadía se levantó en 1894 y hoy en día sigue siendo la sede del monasterio y la fábrica de cerveza. En 1936 se creó una planta embotelladora que albergaba una máquina que permitía procesar 6000 botellas por hora. En 1969, los monjes comienzan a colaborar con Stella Artois para dar salida a su creciente demanda. En 1980 nacieron La Trappe Dubbel y La Trappe Tripel y al mismo tiempo finalizó su colaboración con Stella Artois. En 1991 se lanzó al mercado La Trappe Quadrupel, inicialmente como una cerveza de temporada de invierno y más tarde como una cerveza permanente.

La Trappe Trappist DubbelLa Trappe Trappist Quadrupel  es una cerveza de color caoba con espuma densa de color marfil. Su aroma es afrutado con toques a caramelo, vainilla y chocolate. Su sabor es intenso con evidentes notas a malta, cebada y caramelo, además de matices a dátiles, miel y frutas deshidratadas. Se elabora con malta pálida, malta Múnich y malta de caramelo, 7% alc/vol.

La Trappe Trappist Tripel posee un color dorado rubio con espuma blanca. Presenta un aroma a frutas y flores. Su sabor es intenso y robusto, de carácter dulce y con notas a cebada. Posee un final amargo y algo seco. Se elabora con malta pálida y malta Múnich. 8% alc/vol.

La Trappe Trappist Quadrupel muestra un color ámbar con reflejos caoba y espuma cremosa y abundante. Su aroma muestra recuerdos a frutos secos y clavo con toques a vainilla, pasas y plátano. Su sabor es cálido e intenso a cebada, dátiles y caramelo. Se elabora con malta pálida, malta Múnich, malta tostada y malta de caramelo 10% alc/vol.


Puedes encontrar las cervezas La Trappe aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *