Cervezas endemoniadamente buenas

Que hay cervezas que están tan ricas que parecen elaboradas por el mismísimo diablo es algo que todos sabemos. De hecho, seguro que ya se te ha venido alguna de ellas a la cabeza. Y hay muchas cerveceras laicas que utilizan la figura del demonio como aval del sabor de su cerveza, normalmente con la intención de diferenciarse de la religiosidad propia de las cervezas de abadía. Se trata de unas cervezas cuya elaboración no se diferencia demasiado de las de abadía, pero que poseen un carácter muy diferente, más rebelde.

Diablo cervecero

Hoy os traemos algunas de estas cervezas endemoniadamente buenas, aunque, por supuesto, faltan muchas por poner:

  • Lucifer belgian ale. La cerveza Lucifer es una pale ale dorada elaborada por la cervecería belga Het Anker. Se trata de una cerveza intensa pero fácil de beber, de sabor frutal y con gran presencia alcohólica, 8º, lo que explica en parte el porqué de su nombre. Posee toques ligeramente picantes debido a su alto nivel de carbónico. Su etiqueta es inconfundible, pues se muestra la silueta del diablo, ataviado con su capa y su tridente, en un mar de llamas. Todo un icono del infierno.Etiqueta Lucifer
  • Satan red. Es una de las cervezas del demonio más conocidas. Pertenece a la cervecería De Block, ubicada al este de Flandes, en Bélgica. Al igual que Lucifer, Satan Red es una cerveza de alta fermentación fuerte y cremosa, con un sabor suave en el que predomina la malta tostada y una graduación del 8%, que no te deja indiferente. Además, su método de elaboración incluye la cocción con carbón a fuego vivo, lo que intensifica su relación con el infierno. En su etiqueta aparece una imagen del diablo con un vaso de cerveza. ¡Ni él puede resistirse a probarla!

Etiqueta Satan Red

  • Duvel. Aunque a simple vista parezca que Duvel no encaja en este post de cervezas demoníacas, nuestro recorrido no estaría completo sin ella, pues su nombre significa “Diablo” en flamenco. La elabora la cervecería Duvel-Moortgat, y su primer nombre fue Victory Ale (muy apropiado, pues se creó tras la Segunda Guerra Mundial). Sin embargo, una de las primeras personas en probarla utilizó esta palabra para describirla, y la idea gustó tanto que se quedó con este nombre. Tiene un sabor fuerte pero refinado a frutas y 8,5 grados de alcohol.

 

Etiqueta Duvel

¿Conoces más cervezas traídas por el demonio? Si las has probado o deseas hacerlo, ¡déjanos tu experiencia en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *