Cervezas Mort Subite, la tirada de la suerte

La gama de cervezas Mort Subite (“muerte súbita”), poseen una larga tradición que se remonta al 1686. Esta fecha hace referencia a la fundación de la cervecería De Keersmaeker, que años más tarde pasaría a llamarse Mort Subite. Las cervezas artesanales Mort Subite se elaboran en Kobbegem. Esta localidad está situada el valle del Senne, cerca de Bruselas, y es el único sitio donde es posible la elaboración de auténticas cervezas lámbicas. Esto es debido a que solo allí se encuentran las legendarias levaduras salvajes que se utilizan para la fermentación espontánea característica de este ancestral estilo de cerveza. Mort Subite produce tanto la tradicional Oude Geuze como Oude Kriek, entre otras.

El maestro cervecero Bruno Reindeers

El responsable del característico sabor de las lámbicas Mort Subite es el maestro cervecero Bruno Reindeers, quien lleva treinta años encargándose de su elaboración. Reindeers entró a trabajar en la cervecería con tan solo veinte años de edad, justo después determinar el servicio militar belga y desde entonces ha sido la mente creativa detrás de las cervezas Mort Subite. En palabras del propio Reindeers: “Beber cerveza debe ser un placer. Cuando alguien prueba tu cerveza, debe tener una buena sensación. Tiene que apetecerle pedir otra copa.”.

Mort Subite Kriek cerveza lámbica

Bruno Reindeers cuenta que aprendió todo lo que sabe de un microbiólogo llamado Marcel Lebeau, quien le enseñó el arte del ensamblaje de lámbicas: “La naturaleza tiene un gran impacto en nuestras cervezas. Cuando hacemos una mezcla de una lambic especial, y hacemos otra dos meses después, tenemos que asegurarnos de que el sabor sea lo más parecido posible.”

Mort Subite Kriek

Mort Subite Kriek es el buque insignia de la cervecería y se distingue de otras lámbicas en que se elabora exclusivamente con cerezas frescas belgas. La cervecería obtiene las cerezas todos los años durante el mes de julio justo después de la cosecha anual. Posteriormente, la lámbica de cereza se ensambla con lámbica joven. El resultado es una Kriek de pura cepa con un potente sabor frutal a cerezas frescas y el típico toque ácido de una lámbica. Sus 4 grados de alcohol hacen de ella una cerveza que agradará a multitud de paladares.

Café Mort Subite y el juego de dados

El nombre de Mort Subite procede de un popular juego de dados llamado Pietjesbak.

Café A La Mort Subite

En la época de los años 20, todos los días, a la hora del almuerzo, tenían lugar partidas de dados interminables en un pub llamado La Cour Royale, situado en el centro de Bruselas. Para asegurarse de que todo el mundo volvía al trabajo a tiempo se creó una jugada llamada Mort Subite que consistía en una última tirada que declaraba un ganador de forma instantánea.

Esto tuvo tanto éxito que el nombre de esta tirada de dados sirvió para cambiar el del pub a Café Mort Subite. Además, su dueño Théophile Vossen, usó el nombre para denominar una nueva cerveza. De esta forma nacieron las lámbicas Mort Subite. En la actualidad, el Café Mort Subite sigue operativo en el centro de Bruselas y está dirigido por la cuarta generación de la familia Vossen. En él se puede disfrutar de una exquisita decoración de principios del siglo XX y de una gran variedad de cervezas. Mort Subite pertenece en la actualidad a Brouwerij Alken-Maes, quien a su vez es parte del grupo Heineken.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en Feedly