Franziskaner, la popular rubia alemana de trigo

¿Te gustan las cervezas alemanas de trigo? Franziskaner Heffe Weissbier es una de las cervezas alemanas de trigo más populares y alabadas del mundo. Su botella es fácilmente identificable gracias al monje Franciscano de su etiqueta diseñado por el célebre artista de Munich Ludwig Hohlwein en 1935. Este monje se ha convertido en uno de los iconos más populares para todos los amantes de la cerveza del mundo y aún se encuentra presente en las etiquetas de las cervezas Franziskaner.

La historia de las cervezas Franziskaner

Su origen se encuentra en la fábrica de cerveza Spaten-Franziskaner, que data del siglo XIV. Esta cervecería alemana fue fundada en el 1363 por Seidel Vaterstetter bajo el nombre de Bräustatt Bey den Franziskabern y fue la primera cervecería civil en Munich. El nombre procede de los monjes franciscanos que eran sus vecinos. A finales de la Edad Media, los príncipes bávaros desarrollaron y produjeron cerveza de trigo en sus cervecerías cortesanas. Durante mucho tiempo, esta variedad de cerveza fue su privilegio, que guardaban con esmero.

En 1861, el exitoso cervecero Josef Sedlmayr, propietario de la fábrica de cerveza Leistbrauerei, y su hijo Gabriel Sedlmayr II, dueño de Spatenbräu, adquirieron la empresa. Por primera vez en su historia, en 1872 se sirvió cerveza Franziskaner durante el Oktoberfest. En 1922, Spaten Brauerei y Franziskaner-Leist-Brauerei se convieron en Spaten-Franziskaner-Leistbräu Aktiengesellschaft. En 2003, Franziskaner Weissbier coronó su historia de éxitos de las últimas décadas superando el millón de hectolitros vendidos por año de elaboración.

Desde el 2004, Spaten-Löwenbräu-Gruppe pertenece al gigante cervecero Interbrew, que se ha hecho fuerte en el segmento de la cerveza de trigo, que lleva años creciendo en toda Alemania, especialmente con la marca Franziskaner.

Cerveza Franziskaner Hefe-Weissbier

Franziskaner Hefe-Weissbier, la cerveza de trigo por excelencia

Desde mediados de los años 70 las cervezas de trigo han experimentado un notable crecimiento, con Franziskaner Hefe-Weissbier como una de sus puntas de lanza. Poco a poco, esta cerveza artesana alemana ha ido adquiriendo una mayor popularidad, convirtiéndose en una de las cervezas bávaras mejor valoradas.

Para poder saborearla en todo su esplendor es importante tomarla conforme a las recomendaciones del maestro cervecero: se debe servir en un vaso alto de unos 50 cl, mejor si es el típico vaso de las cervezas de trigo (más ancho por arriba, más estrecho en la base). Hay que enfriarla hasta los 6º – 7º C, teniendo en cuenta en cuenta que con un enfriado más agresivo corremos el riesgo de que los matices de su sabor queden disfrazados.

A continuación volcamos la botella hasta servir la mitad del líquido en el vaso, de forma que quede medio lleno. Así evitamos que se forme demasiada espuma. Finalmente agitamos la botella para disolver las levaduras que han quedado en el fondo y se vuelca en vertical el resto del contenido en el vaso. Esto sirve para obtener la textura adecuada, logrando un líquido cremoso con una superficie superior de espumosa de unos 4 cm.

¿A qué sabe Franziskaner Hefeweissbier?

El sabor de esta cerveza alemana es suave, poco amargo y muy refrescante. Su aroma es afrutado, cítrico y con notas a hierbas frescas. Esta es una cerveza que gusta tanto por su cremosidad como por su suave sabor.

Esta cerveza de trigo no filtrada de alta fermentación está elaborada con una segunda fermentación en botella. Sus 5% de alcohol en volumen hace que sea una cerveza suave al paladar. Se elabora de acuerdo con la Ley de Pureza de Baviera de 1516 con materias primas seleccionadas de alta calidad (malta de trigo, malta de cebada, lúpulo, levadura de alta fermentación y la mejor agua de elaboración).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en Feedly