Mikkeller, el éxito de la cerveza danesa

Mikkeller es considerada una de las cervecerías más innovadoras del mundo, con un gran catálogo que incluye tanto cervezas experimentales elaboradas en pequeños lotes, como cervezas de éxito de sabores originales, muy apreciadas por todo tipo de paladares. Esta cervecería danesa comenzó operando como una cervecería nómada, elaborando sus propias recetas en las instalaciones de colegas cerveceros. Aunque hoy en día, Mikkeller posee dos fábricas de cerveza Estados Unidos, -en Nueva York y San Diego- y otra en Copenhague, sigue fiel a su espíritu nómada y muchas de sus recetas se siguen produciendo en otras fábricas.

El origen de Mikkeller

Era el año 2003 cuando Mikkel Borg Bjergsø , un profesor de matemáticas y física de una escuela de Copenhague, comenzó a elaborar cerveza de forma experimental en la cocina de su casa, junto a su amigo de la infancia Kristian Keller, tomando de inspiración las cervezas lupuladas de las microcervecerías estadounidenses. Su primera cerveza fue una copia de Brockhouse IPA, y la distribuyeron por diversos establecimientos de cerveza locales. Tuvo tal éxito que les animó a crear sus propias recetas, presentándose al concurso de homebrewing del Danish Beer Festival, donde ganaron varias medallas.

Mikkeller Cerveza Danesa

Beer Geek Breakfast

El primer gran éxito de estos daneses fue Beer Geek Breakfast, una Stout de avena a la que añadieron café francés. Esta cerveza se convirtió en la Stout con mayor puntuación en el portal Ratebeer, siendo un gran éxito a nivel internacional. En el 2006, dos distribuidores norteamericanos viajaron al Danish Beer Festival con el objetivo de firmar con Mikkeller un acuerdo de distribución con Shelton Brothers. En este mismo festival, Mikkeller introdujo ocho nuevas cervezas con un gran éxito. La creciente demanda de Beer Geek Breakfast hizo que comenzasen a producirla usando las instalaciones de Gourmet Bryggeriet, una microcervecería danesa.

Expansión de la marca

En 2007, Keller dejó la compañía para trabajar de editor en una revista de música. Esto no desanimó a Mikkel, y su espíritu emprendedor le empujó a crear nuevas recetas de éxito que contribuyeron al crecimiento de la marca, lo que hizo que en 2010 dejase su puesto de profesor para dedicarse por completo a la elaboración de cerveza. En este mismo año abrió su primer bar en Copenhague.

En la actualidad, las cervezas artesanales Mikkeller se encuentran presentes en 50 países. A lo largo de su historia han lanzado al mercado unas 2000 cervezas, con una gran variedad de estilos y sabores, usando diferentes instalaciones para su elaboración. Sus craft-beers son consideradas únicas, ya que a Mikkeller le gusta experimentar constantemente con nuevos sabores e ingredientes y muchas de ellas están disponibles de forma temporal, en lotes pequeños, o en una localización concreta Sus botellas muestran diseños con un estilo muy reconocible, creadas por el artista de Filadelfia Keith Shore, quien se unió a la marca en 2013.

Puedes encontrar las cervezas Mikkeller aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *