Pilsner Urquell, la primera pilsner de la historia

La República Checa es el país europeo donde se consume más cerveza por habitante al año. Su papel en la historia de la cerveza en Europa es clave. Se sabe que durante el siglo IV, en la zona de Bohemia, la actual República Checa, ya se cultivaba lúpulo para elaborar cerveza y desde el siglo X fue en esta región donde más se desarrolló este arte. En el siglo XIII el rey Wenceslao I de Bohemia lanzó un decreto para proteger los cultivos de lúpulo, que sentenciaba a pena de muerte a todo aquel que lo arrancase o lo vendiese a la competencia. En el siglo XV, el duque de Baviera, Guillermo IV, promulgó en Alemania la famosa primera Ley de La Pureza. Según esta ley solo se podía utilizar tres ingredientes para elaborar cerveza: malta de cebada, lúpulo y agua. Es aquí donde nace el estilo Lager. Más tarde, nace el estilo Pilsen en la República Checa. Como resultado, en el resto de Europa cada país escogió un estilo favorito para elaborar su propia cerveza.

Pilsner Urquell, la primera pilsner de la historiaPilsner Urquell es considerada la primera cerveza Pilsner de la historia. Hoy en día se sigue elaborando de forma tradicional, usando la receta original de hace 175 años. Esta cerveza nació en el 1842, cuando Josef Groll la elaboró por primera vez en la ciudad de Plzen, en la región de Bohemia. Hasta el momento, las cervezas que se elaboraban en la región eran ales turbias, oscuras y de baja calidad. Esto provocó protestas ciudadanas que desembocaron en la creación por parte de vecinos y empresarios de una asociación («Bürgerliches Brauhaus» o «Cervecería de los Ciudadanos«) para buscar una solución a este problema.

Para ello se contrató a un arquitecto para construir una fábrica de cerveza y a Josef Groll, un reconocido maestro cervecero formado en Alemania y Austria, de carácter malhumorado, aunque con un gran talento y dedicación al trabajo, al que se le encomendó la tarea de crear una cerveza lager de estilo bávaro.

El arquitecto, Martin Stelzer, construyó una cervecería a orillas del río Radbuza. Por su parte,  Josef Groll creó la receta, y eligió los mejores ingredientes para elaborarla. Estos incluían agua local de la ciudad de Plzeň, el característico lúpulo Saaz, cebada  de Moravia y levadura H alemana. Se dice que Groll introdujo la levadura alemana de contrabando, ya que las leyes alemanas prohibían comerciar con ella para proteger el producto local. De esta forma, un monje vendió la levadura a Groll para saldar una deuda, sacándola clandestinamente del monasterio.

Así es como nace la primera Pilsner: una cerveza rubia dorada de sabor extremadamente refrescante. Fue bautizada “Pilsner” en honor a la ciudad que la vio nacer. La nueva cerveza fue todo un éxito y pronto surgieron numerosos imitadores. Es por eso por lo que se añadió en 1898 la palabra “Urquell” a su nombre, que literalmente significa “de la fuente original”.

Pilsner Urquell es una cerveza de un bello color dorado y aspecto transparente con una corona de espuma blanca persistente. Posee un rico aroma a cereales y lúpulo. Al paladar es ligera, suave y refrescante con notas a malta y caramelo. Su final es amargo.

Puedes encontrar Pilsner Urquell aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *