Cervezas Erdinger, calidad alemana de origen bávaro

Alemania es una de las mayores consumidoras de cerveza del mundo. Su cultura cervecera está tan arraigada, que forma parte de la idiosincrasia del país. Prueba de ello es el Oktoberfest, la mayor fiesta cervecera de Europa y todo un referente a nivel mundial. En ella, desde el 1810, los alemanes se reúnen una vez al año para beber cerveza de trigo en el Theresenwiese de Múnich, además de en muchos de los famosos biergarten alemanes.

Erdinger Weissbräu

Casi 2000 cervecerías conviven en Alemania, produciendo miles de marcas de cerveza, y alrededor de la mitad de ellas están situadas en la región de Baviera. De todas estas cervezas bávaras destaca Erdinger Weissbier, una de las cervezas alemanas de trigo más populares del mundo. Las cervezas Erdinger son todo un símbolo de la historia y cultura cervecera bávara. Durante más de 130 años, Erdinger Weissbräu ha elaborado sus cervezas manteniendo siempre el más alto estándar de calidad, con las mejores maltas, lúpulos y agua, siempre conforme a la Ley de la Pureza alemana de 1516, también conocida como Reinheitsgebot.

Los orígenes de la cerveza Erdinger

Cerveza tostada Erdinger Dunkel
Cerveza tostada Erdinger Dunkel

La historia de Erdinger se remonta al año 1886, cuando la fábrica de malta F.W. Otto compró Weisse Bräuhaus en la localidad de Erding. Unos cuantos años después, en 1930, su director ejecutivo Franz Brombach compró la cervecería y cambió su nombre por el que conocemos hoy en día de Erdinger Weissbräu. En 1949, el hijo de Franz y actual director de la compañía, Werner Brombach, comenzó a trabajar en la fábrica, con la intención de poco a poco, expandir su marca de cervezas de trigo a todo el país.

Erdinger lanzó en el 1971 una exitosa campaña publicitaria centrada en la cerveza Erdinger Weissbier, que mostraba sus «altos estándares de calidad» como «especialidad tradicional bávara». El nuevo jingle de Erdinger «Des Erdinger Weissbier, des is hoid a Pracht…» (“la Erdinger Weissbier es un esplendor…”) se convirtió rápidamente en un clásico de la publicidad alemana. Poco después, las cervezas Erdinger fueron exportadas por primera vez a Italia y Austria.

El éxito de Erdinger

Werner Brombach tomó el mando de la cervecería tras el fallecimiento de su padre. Dos años más tarde la producción aumentó hasta los 225,000 hectolitros, lo que convirtió a Erdinger en un líder del mercado cervecero alemán. El éxito de esta cervecera alemana hizo que se tuviese que construir una nueva fábrica en las afueras de Múnich con una capacidad de producción de casi 600,000 hectolitros. A esta fábrica le siguió la construcción de un segundo edificio, lo que logró que en 1990 la producción superase el millón de hectolitros.

La popularidad de la cerveza Erdinger propició la creación en 1995 de un club de fans que hasta el día de hoy reúne a apasionados de todo el mundo de la cerveza de trigo en general y, de Erdinger en particular. Bajo el lema «Fiestas, celebraciones y eventos con Erdinger Weissbier», el club reúne a innumerables aficionados procedentes de más de 66 países. En el 2000 se abrió un centro para visitantes situado en la misma fábrica de cerveza, que tuvimos la suerte de visitar recientemente. En él pudimos probar varias de las cervezas de la gama acompañadas de aperitivos típicos alemanes. Aunque el plato fuerte un ameno tour guiado por la fábrica de cerveza y la planta embotelladora, donde pudimos aprender sobre la historia de la marca y los métodos de elaboración de las cervezas Erdinger.

En la actualidad, Erdinger es la mayor cervecería familiar de trigo de propiedad familiar, con unas ventas de 1,5 millones de hectolitros de cerveza al año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en Feedly