St-Louis Kriek, rompiendo los moldes de la cerveza lámbica

¿Sabes qué Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck fue el primer productor de cerveza en elaborar cerveza lámbica fuera de la región del Pajottenland? En 1956, ante la imposibilidad de la familia Vanhonsebrouck de competir con otros fabricantes de cerveza Pils, cerraron su producción de este estilo y comenzaron a producir una nueva cerveza de tipo Oud Bruin llamada Bacchus. El éxito de esta cerveza les hizo plantearse producir cerveza Gueuze. El problema era que este estilo solo se producía en el valle de Senne, hogar de las levaduras salvajes que intervienen en el proceso de fermentación espontánea.

Lámbica y gueuze en Flandes Occidental

Para solucionar esto, Luc Vanhonsebrouck compró mosto de lámbica a Van Haelen Frères, en Uccle, y lo bombeó a los foeders utilizados para madurar la Bacchus. A continuación, transfirió el cultivo de levadura de un foeder a otro. De esta forma, a partir de una cantidad relativamente pequeña de mosto lámbico, consiguió producir suficiente cerveza lámbica para elaborar su propia gueuze y kriek. Así se empezó a producir por primera vez cerveza lámbica fuera del valle del Senne, en Flandes Occidental. Los Vanhonsebrouck lanzaron al mercado St-Louis Kriek y St-Louis Gueuze en 1958.

Cerveza Bacchus Oud Bruin

La guerra de la cerveza lámbica

Esto provocó el enfado de los productores de lambic, quienes en 1965 solicitaron la creación de un Real Decreto que estableciese que las cervezas gueuze y lambic sólo podían elaborarse en un radio de 20 kilómetros de Bruselas. Luc Vanhonsebrouck presentó un recurso contra este decreto argumentando que «si piensan en Bruselas que aquí, en Ingelmunster, no podemos producir una gueuze, están muy equivocados». En la actualidad, Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck posee autorización para elaborar cerveza gueuze y lambic en la región de Lys.

St-Louis Kriek Lambic es la prueba del éxito de Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck. Esta cerveza de cereza se elabora con una base de lambic y zumo de cerezas Oblacinska macerado en gueuze durante seis meses. El resultado es una cerveza dulce, refrescante y ligeramente ácida.

Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck, la cervecería más moderna de Europa

La fábrica de Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck está situada en la localidad de Emelgem, costó dos millones de euros y tardó dos años en ponerse en marcha. Estas modernas instalaciones albergan equipo de última generación donde se elaboran alrededor de 200.000 hectolitros de cerveza al año.

Cervezas Filou y Kasteel

Las cervezas Kasteel y el castillo de Ingelmunster

Anteriormente, Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck elaboraba sus cervezas en una fábrica de cerveza situada en el interior del castillo de Ingelmunster, propiedad de la familia desde 1986 e inspiración para su gama de cervezas Kasteel. Los orígenes Kasteel Brouwerij Vanhonsebrouck se remontan al 1811, cuando Amandus Vanhonsebrouck, alcalde de Werken, comenzó a elaborar cerveza en su granja. Desde entonces, Vanhonsebrouck se ha convertido en una de las cervecerías belgas más apreciadas. Su catálogo incluye un gran número de variedades de cervezas belgas para todo tipo de paladares.

Entre ellas se encuentra su popular gama de cervezas Kasteel, anteriormente conocida como Kasteelbier. La primera cerveza de esta gama fue Kasteel Donker, lanzada al mercado en 1991 con un gran éxito. Años más tarde, en 1996, nacieron Kasteel Blond y Kasteel Tripel. Vanhonsebrouck también elabora la gran cerveza rubia Filou, una Strong Blonde Ale con lúpulos checos y belgas, de sabor ligeramente frutal y amargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en Feedly